¿Por qué roncamos?

Roncar puede ser para muchas personas un problema de salud grave. Aproximadamente un 60% de hombres y un 40% de mujeres mayores de 60 años, así como un 10% de hombres y un 5% de mujeres mayores de 30 roncan.

El 2% de mujeres y el 4% de hombres, sufren apnea del sueño. La mayoría de ellos sin diagnosticas.

En niños la apnea del sueño infantil se asocia a síntomas que incluyen ronquido habitual nocturno, dificultades con el sueño y/o  problemas de conducta diurnos. Las complicaciones pueden incluir alteraciones del crecimiento, neurológicas y cardíacas especialmente en los casos severos.

La cusa del ronquido es debida a que durante el sueño los músculos del paladar blando y de la lengua se relajan. Esto hace que la mandíbula se vaya hacia atrás estrechando e incluso cerrando el paso del aire de las vías aéreas altas.

La vibración de los tejidos blandos en la faringe es lo que conocemos como ronquido. 

Si el paso del aire se cierra se produce una apnea obstructiva, que se caracteriza por una paralización total de la respiración a veces durante mas de 1 minuto, repetidamente durante la noche. Estos pacientes pueden estar mas de la mitad del sueño con los niveles de oxigeno por debajo de lo normal. Si la obstrucción del paso del aire persiste, se produce una fragmentación del sueño. Cada vez que se produce una apnea, esta finaliza con un microdespertar de escasos segundos de duración. Este ciclo puede repetirse incluso durante mas de 50 veces por hora. En esta fase, el corazón bombea la sangre mas parido y con mayor presión (hipertensión arterial).

Por las mañanas, al despertar, estos pacientes , se sienten cansados y con sueño, lo cual conlleva problemas de falta de concentración y atención durante el día .Todo ello deriva en somnolencia al conducir, falta de rendimiento laboral, hipertensión arterial, mal humor etc.

La apnea obstructiva nocturna (OSA) es un síndrome en el cual durante la respiración el paso del aire a través de la región orofaríngea de las vías aéreas altas, se detiene mientras que el movimiento del diafragma continúa. 

Para confirmarse el diagnóstico, deben darse por lo menos 30 episodios de apnea, con una duración mínima de 10 segundos, durante un periodo de sueño de 7 horas.

Se trata de un síndrome (letal en potencia), que afecta más comúnmente a personas adultas obesas, micrognáticas o cualquier otra anomalía morfológica que contribuya a una restricción de las vías aéreas altas.